La compañía invertirá alrededor de 8.000 millones de euros en esta década, de los cuales cerca del 60% serán para proyectos vinculados al hidrógeno verde o los biocombustibles.

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) y Cepsa ha firmado un préstamo de 285 millones de euros para financiar la construcción de la planta de biocombustibles de segunda generación que se ubicará junto al Parque Energético La Rábida, en Palos de la Frontera.

La planta, que Cepsa está construyendo junto a Bio-Oils, producirá combustible sostenible de aviación (SAF) y diésel renovable (HVO) a partir de residuos orgánicos, como aceites de cocina usados o desechos agrícolas, entre otros. Una vez operativa, se espera que la planta pueda procesar 600.000 toneladas anuales (tpa) de residuos para la producción de hasta 500.000 tpa de biocombustibles de segunda generación, fomentando así la economía circular.

Los biocombustibles se destinarán a sectores de la economía en los que la descarbonización y la electrificación es compleja, como son el transporte aéreo, el marítimo e incluso el transporte pesado por carretera. Los biocombustibles son una solución inmediata para reducir las emisiones de CO2 de este sector, sin realizar cambios en los motores actuales.

Puede leer la noticia completa. Información vía: Cepsa.